Chocolate, una manera simple y deliciosa para aprender a desmantelar este sistema

Hace algunas hojas en el calendario nos visitó una amiga, Reef Fakouri, de Jordania, cerca de Palestina, llegó una tarde al taller de chocolate, sin saber mucho español pero con muchas ganas de aprender y compartir. Al volver a su tierra escribió unas palabras sobre su experiencia con la Cooperativa y con el chocolate, así como reflexiones acerca de la lucha de los pueblos y la autonomía. Reproducimos sus palabras como un agradecimiento a su dedicación y esfuerzo en la búsqueda un mundo mejor.

Cooperativa C.A.C.AO.

1

Reef, moliendo granos de cacao en el bicimolino

De las primeras cosas que noté al entrar a la Universidad de la Tierra (Unitierra) es que se dedica a la venta de productos artesanales realizados por diferentes cooperativas, algunas de estas cooperativas constituyen algún tipo de resistencia a diversas formas de colonialismo y la marginación que todavía se ejerce sobre la población indígena. De estos productos que se venden, uno de ellos es el chocolate, que no sabía que el cacao es un cultivo nativo de México; además de tener el café, también, pero yo había oído que el cultivo de café en México fue traído por los españoles durante la colonización de África.

Llegué a conocer a “Edi” en Unitierra, una de las personas que colabora en el espacio. Edi junto con Areli y Elvia, crearon la Cooperativa C.A.CA.O. para distribuir los productos de sus comunidades, con un enfoque en el trabajo de talleres para enseñar la manera tradicional de hacer el chocolate.

Me llamó “Edi” para ir a la región en la que viven, San Andrés Huayapam, que está a sólo unos 20 minutos del centro de Oaxaca, para participar en uno de los talleres de chocolate. Era la primera vez que iba por mi cuenta más allá del centro de la ciudad, empecé a buscar un  “taxi colectivo”, no fue una tarea difícil.

Yo estaba en el taller, acompañada de 14 participantes, la mayoría de ellos procedentes de los Estados Unidos que habían llegado Oaxaca para aprender a través sus instituciones educativas. Lo primero fue iniciado por Edi, quien nos contó su historia con el chocolate, la forma en que la revolución Zapatista lo inspiró y que no buscan trabajar sólo chocolate, sino una manera de cambiar y la luchar contra el sistema capitalista.

El Cacao ocupa un lugar especial para la población indígena de México, como “maya y zapoteca y mixe” junto al maíz. El maíz se cultiva lugares expuestos al sol y el cacao se cultiva lugares sombreados, donde estos dos cultivos se complementan. El cacao fue utilizado como un medio para el intercambio (moneda) por los mayas y también como una representación de la vida y la muerte (junto con el maíz). Los guerreros tomaban la bebida de cacao debido a sus beneficios para dar la fuerza, además de que proporcionaba una fuente vasta de felicidad. Los mayas diseñaron incluso tazas especiales para beber el cacao, pero cuando llegó la colonia española, tomó el cacao a su país y agregaron grandes cantidades de azúcar en un jarabe para la clase burguesa. Edi también nos habló de las estaciones de cacao, a finales de noviembre y el mes de junio y julio.

La experiencia del chocolate en acción fue muy divertido, limpiamos los granos de cacao y eliminamos los no válidos, y luego a tostarlos y después de tostado, a moler los granos a través del molino que han instalado en una bicicleta y después de la molienda, se han añadido la canela y miel y amaranto (grano mexicano famoso) y luego tenemos que formar un perlas de chocolate de la manera deseada. Durante este proceso no usamos ninguna de las máquinas modernas y fue una de las más bellas formas de interactuar con algunos de los que ahí participábamos. Cuando probé el chocolate era la primera vez que comía chocolate, el sabor no es como el chocolate que comemos normalmente.

Los compañeros de cacao nos pidieron nuestra impresión y lo que habiamos aprendido de la experiencia, yo sentí que el chocolate puede ser el camino más cercano para llegar a las mentes, una manera simple y deliciosa de ayudar a comprender y desmantelar este sistema.

Los compañeros de la cooperativa compartieron sus reflexiones, donde la historia general dice que las comunidades indígenas han desaparecido en todas sus dimensiones y que ellos dicen “aquí estamos ahora, trabajando en el cacao que se cultiva por las familias de nuestras comunidades, a horas de distancia de la ciudad, creando una alternativa económica para aquellos que deseen regresar a vivir con el resto de sus familias”

2

Cacao crudo de la Costa de Oaxaca

3

Paso 1. Limpiar el cacao

6

Paso 2. Tostar el cacao

4

Paso. 3 Moler el cacao en el bicimolino

7

Polvo de cacao

8

Harina de amaranto

9

Paso 4. Agregar los demás ingredientes al cacao molido

10

Paso 5. Elaboración de trufas de chocolate

11

El grupo de chocolateros!

Escrito originalmente en árabe, aquí la fuente original: taghmees

Anuncios

2 comentarios en “Chocolate, una manera simple y deliciosa para aprender a desmantelar este sistema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s